¿Por qué acudir a terapia de pareja?

Publicado por:

*Dr. Daniel Marañon

Si quieres ir al grano puedes saltarte esta introducción literaria…

No hace mucho pude observar como un compañero médico intensivista mostró una mueca burlona al escuchar en forma de crítica que la Terapia de Pareja no se incluía en la cartera de servicios del sistema público sanitario. Acto seguido buscó la mirada cómplice de su compañera y ambos se fundieron en una simbiótica carcajada.
Es cierto que ante el clínico que tiene por cometido mantener con vida un paciente gravemente enfermo, entre la vida y la muerte, la terapia de pareja queda caricaturizada como un método clínico más propio de una película norteamericana tipo “Una Terapia Peligrosa” con Robert De Niro. Sin embargo, estamos muy lejos ya del “consejero matrimonial”. Ya en los años 60 los pioneros en terapia de familia, en su mayoría psiquiatras y con formación formal en psicoanálisis, comenzaron a tomar en consideración a la pareja ante las limitaciones del método psicoanalítico y el establishment psiquiátrico a la hora de tratar los trastornos psicológicos. Entre ellos se encontraban Boszormenyi-Nagi, Bowen, Jackson, Minuchin, Whitaker o Wynne. Comenzaba a forjarse la terapia de pareja.psicólogo en bilbao para parejas

… para los que se han saltado la introducción, comenzad aquí

No estamos acostumbrados a consultar en pareja. La media que tarda una pareja en reconocer la existencia de dificultades y asistir a terapia de pareja es de aproximadamente 7 años. Pero ¿cuál es la prevalencia de parejas con serias dificultades que no llegan nunca a consultar ni a solicitar ayuda? Los datos aproximados con los que contamos son que el 50% de los matrimonios en Estados Unidos se divorcian. El 43% de los matrimonios sin divorcios anteriores se rompen en los 15 primeros años. Ya en el año 2000 en España de los 209.854 matrimonios celebrados, 63.430 se separaron, esto supone un 30%. Ni siquiera conocemos que ocurre con las parejas que no acuden al registrarse como tal.

La separación y el divorcio

Las separaciones, el divorcio o los problemas de pareja se encuentran entre los factores más estresantes para las personas, ya sean adultos, niños y/o adolescentes. Sin embargo, las personas solicitamos en la mayor parte de las ocasiones terapia individual cuando la indicación en muchas de las ocasiones debería de ser otra. La persona con ansiedad o depresión que relata una y otra vez dificultades con su partenaire pero que nunca es visto con junto a este. ¿Se os hace familiar? En este sentido, en el caso de una persona adulta con depresión los más indicado sería una psicoterapia individual más quizá (o sin el quizá) una terapia de pareja. O en el caso de un niño/adolescente terapia individual, más terapia de familia, más quizá (o sin el quizá) terapia de pareja para sus padrs. Y es que, llegados a este punto, ¿en cuantas ocasiones hemos escuchado entre compañeros el comentario? “Más que el niño, los que deberían de acudir a consulta son los padres/la pareja”. James Framo ya afirmo que “detrás de un niño sin problemas puede haber una pareja con o sin problemas, detrás de un niño con problemas siempre hay un pareja con problemas”.

terapia de pareja en bilbao

Datos y más datos

Los miembros de parejas con una relación conflictiva sufren de mayor ansiedad, depresión y consumo de tóxicos. Sufren de mayores dificultades médicas, como aumento de la presión arterial, depresión del sistema inmunológico, mayor propensión a tener accidentes y malos hábitos de vida. Además, los hijos e hijas de parejas con problemas conyugales sufren de mayor ansiedad, depresión, trastornos de conducta y deterioro de la salud física (Gurman, Lebow y Snyder, 2015; Snyer, Castellani y Whisman, 2006). Las dificultades de niños y adolescentes continúan comprendiéndose en muchos ámbitos clínicos como problemas individuales, sin entender que muchos de ellos son la expresión de dificultades de pareja de sus padres. Incluso problemas que han sido entendidos como inherentemente relacionales (de pareja) como los affairs/infidelidades, la violencia en la pareja o las separaciones se abordan desde una perspectiva individual, en contra de la superioridad de los resultados de la psicoterapia de pareja ante estos problemas (Lebow, Chambers, Christensen y Johnson, 2012) que se relacionan a su vez con posteriores problemas clínicos como depresión, ansiedad, tentativas de suicidio…etc. Por otro lado, la evidencia científica parece aportar datos a favor de una psicoterapia de pareja para tratar problemas clínicos vistos hasta hace bien poco como problemas individuales, esto es, el consumo de tóxicos/alcoholismo (Birchler, Fals-Stewart y O’Farrell, 2008), depresión (Beach, Dreifuss, Franklin, Kamen y Gabriel, 2008). el trastorno de estrés postraumático (Monson et al., 2012), el trastorno límite de la personalidad (Fruzzetti, Mosco y Payne, 2014) las disfunciones sexuales, dificultades médicas como enfermedades neurodegenerativas o en procesos oncológicos (Gurman et al., 2015).

vamos acabando

Al parecer, parece que la terapia de pareja no ha tenido mucho que decir ante el tratamiento de trastornos psicológicos y sin embargo, en el momento actual la psicología clínica comienza a observarla como otro método clínico relevante a implementar. Al parecer la perspectiva tratar discusiones pareja en bilbaosistémica se ve corroborada, a través de ésta ola empirista, al demostrarse la relación recíproca entre los problemas individuales y los patrones relacionales, tanto en su mantenimiento como en su resolución. De cara al futuro… ¿Podremos así ofertar encuentros terapéuticos más allá de la individualidad? ¿Podremos hacer un hueco a la pareja ante problemas clínicos caracterizados como “individuales” yendo más allá de la psicoeducación? ¿Los pacientes/consultantes mostrarán mayor flexibilidad si les preguntamos sobre su relación de pareja a pesar de traer a sus hijos a consulta?

En Irrika Centro de Psicología Clínica y Psicoterapia ofrecemos terapia de pareja en Bilbao basada en la evidencia y más allá con más de 10 años de experiencia.

Referencias

Beach, S. R., Dreifuss, J. A., Franklin, K. J., Kamen, C., & Gabriel, B. (2008). Couple therapy and the treatment of depression. Clinical handbook of couple therapy, 4, 545-566.

Birchler, G. R., Fals-Stewart, W., & O’Farrell, T. J. (2008). Couple therapy for alcoholism and drug abuse. Clinical handbook of couple therapy, 4, 523-544.

Fruzzetti, A. E., Mosco, E. & Payne, L. (2014). Dialectical behavior therapy adapted for couples and families: A pilot group intervention for couples. (In press).

Gurman, A. S., Lebow, J., & Snyder, D. K. (Eds.). (2015). Clinical handbook of couple therapy. Guilford Publications.

Lebow, J. L., Chambers, A. L., Christensen, A., & Johnson, S. M. (2012). Research on the treatment of couple distress. Journal of Marital and Family therapy, 38(1), 145-168.

Monson, C. M., Fredman, S. J., Macdonald, A., Pukay-Martin, N. D., Resick, P. A., & Schnurr, P. P. (2012). Effect of cognitive-behavioral couple therapy for PTSD: A randomized controlled trial. JAMA, 308(7), 700-709.

Snyder, D. K., Castellani, A. M., & Whisman, M. A. (2006). Current status and future directions in couple therapy. Annu. Rev. Psychol., 57, 317-344.

*Daniel Marañon
Doctor en Psicología, Psicólogo Clínico,
Psicoterapeuta de Familia y Pareja
E-mail: maranondani@gmail.com

2

Sobre el autor:

  Posts relacionados

Comentarios

  1. Roberto Pereira  marzo 22, 2016

    Te felicito por tus post, Dani. Me gusta mucho leerlos. Muy bien escritos y fundamenteados, ¡enhorabuena!

  2. Meritxell Orteu Riba  marzo 23, 2016

    Dani, me ha encantado el artículo, igual que los anteriores y especialmente el del “Terapeuta cenizo…”
    !!Felicidades y gracias!!

You must be logged in to post a comment.