Superación de la ruptura de pareja: descongelando el duelo relacional

Publicado por:

La superación de una ruptura de pareja, separación o divorcio conlleva transitar a través de un duelo. Numerosas personas acuden a terapia con esta demanda terapéutica o con un cuadro psicopatológico derivado de un duelo relacional bloqueado, congelado en el tiempo.

Vergüenza, ruptura y terapia

Me da vergüenza decir que vengo al psicólogo porque me he separado…, porque me han dejado…, porque me han pedido el divorcio, porque me han engañado o incluso porque hace años me abandonaron)”.

Hay consultantes o pacientes que acuden avergonzados, no solo por el hecho de consultar ante un psicólogo clínico sino debido a una ruptura más o menos recientes en el tiempo.

Hay personas que necesitan tratamiento psicológico o psicoterapia cuando sufren una ruptura de pareja, separación o divorcio. Sin embargo, tras la vergüenza, tristeza, rabia y culpa que acarrea la ruptura de las normas y expectativas sociales y familiares que conlleva una separación o divorcio hay personas que solicitan terapia con un psicólogo verdaderamente avergonzados.terapia matrimonial Bilbao

Acudir al psicólogo es sinónimo de debilidad en muchos contextos sociales, laborales o familiares y más aún detonado por una ruptura de pareja. Es cierto que no todas las personas que sufren una separación necesitan psicoterapia o acudir a la consulta de un psicólogo.

Sin embargo, tampoco debemos de desestimar el sufrimiento que conlleva una separación tal y como hablamos en un artículo anterior sobre el dolor postrelacional.

El dolor de una ruptura de pareja

La reconocida antropóloga Helen Fisher (2004) ya apuntó que estamos sujetos a sufrir terriblemente cuando somos rechazados por alguien al que amamos o adoramos (p. 1). Tras estudiar a personas que habían sufrido una ruptura concluyó que:

  1. Ser rechazado o abandonado en el amor es una de las experiencias más dolorosas que un ser humano puede experimentar.
  2. Los miembros abandonados (agentes pasivos) a menudo se obsesionan con recuperar a su expareja.
  3. Se experimenta una ansiedad de separación que es prevista.
  4. Se vivencia una profunda rabia ante el abandono.

Una separación o divorcio conlleva un duelo

Al igual que ocurre con la muerte de un ser querido, ante el final de la relación de pareja el duelo puede no ser elaborado de manera satisfactoria por alguno de los miembros de la pareja.

Se habla de un duelo complicado cuando:

la intesificación del duelo hasta un punto en el que la persona se siente abrumada, recurre a conductas inadaptadas o se queda estancada en este estado sin que el proceso del duelo avance hacia su resolución. Este hecho supone una serie de procesos que, en lugar de avanzar progresivamente hacia una asimilación o acomodación, conducen a repeticiones estereotipadas o interrupciones prolongadas del proceso de curación (Horwitz et al., 1980).

Diferencias entre la muerte de un ser querido y la disolución de una relación de pareja

  • La muerte es final e irreversible, en la ruptura de pareja existe la posibilidad de reanudar la relación.
  • En la ruptura de pareja se suele dar un sentimiento de derrota y ruptura de las normas, expectativas y guiones prescritos por la familia y la sociedad (Crosby, Gage, y Raymond, 1983). Este hecho lleva a una sensación de vergüenza y fracaso que no suele darse en el duelo por la muerte de un ser querido.
  • La separación y el divorcio suponen una toma de decisiones. Respecto a la muerte, exceptuando en casos de eutanasia y en ciertos casos de suicidio, no hay una toma de decisiones. Este hecho lleva al concepto de “responsabilidad” respecto a la decisión a tomar. Tal y como explican Crosby y colaboradores (1983) en su “resolución del duelo en el divorcio” los miembros de la pareja en última instancia siempre se preguntarán si;
    • “¿estamos (estoy) haciendo lo correcto?, ¿nos (me) arrepentiremos de la decisión tomada? ¿Qué conllevará esta decisión en nuestras (mi) vidas?
    • En la toma de decisiones uno de los miembros de la pareja puede ser denominado como el agente activo. Este toma la última decisión a favor de la separación o el divorcio. El otro miembro de la pareja, denominado agente pasivo, tendrá ineludiblemente que llevar consigo las consecuencias de la decisión tomada por el otro miembro.

Tareas ante la pérdida de un ser querido y tareas en la pérdida de una relación

En el proceso de adaptación a la pérdida de un ser querido en el duelo, Worden (2013) más que fases por las que hay que transitar propone 4 tareas a acometer:

  1. Aceptar la realidad de la pérdida.
  2. Elaborar el dolor de la pérdida.
  3. Adaptarse a un mundo sin el fallecido.
  4. Hallar una conexión perdurable con el fallecido al embarcarse en una nueva vida.

Al igual que las tareas a superar en el duelo debido a la muerte de un ser querido, en el proceso de duelo relacional tras la ruptura de pareja encontramos las siguientes a realizar:

  1. Aceptar la realidad de la ruptura: asumir que el reencuentro con la expareja no es posible. Dejar de alimentar la esperanza de recuperar la relación de pareja perdida.
  2. Trabajar las emociones que acompañan a la separación: no negar el dolor de la pérdida relacional. Muchas personas niegan el dolor de la separación a través de actividades sin descanso, drogas, relaciones sexuales de manera indiscriminada…etc. Otros por ejemplo culpan de todos sus males a sus exparejas manteniendo una unión a través de la rabia y el rencor de por vida.
  3. Adaptarse a un mundo sin la diada que constituyeron: el continuar comportándpsicólogo para superar separación de parejaose como si fuesen una pareja, tratar de recuperar la pareja a través de contactos sexuales o a través de terceros (triangulación) como hijos, familiares, continuos quehaceres…etc, bloquean el proceso de adaptación.
  4. Reencuadrar y dotar de un nuevo significado a la historia de pareja vivida: hay personas que tras la ruptura tienden a idealizar la historia de pareja, dilapidando así la construcción de un futuro nuevo en pareja con otra persona. Otra serie de personas echarán por tierra y desvalorizarán la vida compartida con su expareja negando así el valor personal que supuso y la tristeza de haber perdido aquello que tuvieron o pudieron haber tenido. En esta última tarea se trabaja con la persona el cierre de su historia de pareja teniendo en consideración las circunstancias que la rodearon, asumiendo sus responsabilidades y profundizando en el perdón en los casos en que así se requiera.

En sucesivos artículos profundizaremos en las tareas del duelo relacional y en los elementos que las obstaculizan.

Si necesitáis terapia o tratamiento psicológico con un psicólogo en Bilbao no dudéis en consultarnos vuestras dudas.

Referencias

Crosby, J. F., Gage, B. A., & Raymond, M. C. (1983). The grief resolution process in divorce. Journal of Divorce, 7(1), 3-18.

Fisher, H. (2004). Dumped!. New scientist, (2434), 40-43.

Horowitz M. J., Wilner N., Marmar C., y Krupnick J. (1980). Pathological grief and the activation of latent self-images.  American Journal of Psychiatry, 137 (10), 1157-2

Worden, W.  (2013). El tratamiento del duelo: asesoramiento psicológico y terapia. Editorial Paidós.

0

Sobre el autor:

  Posts relacionados

You must be logged in to post a comment.