Familia y Trastornos de Conducta Alimentaria: Anorexia y Bulimia (I).

Publicado por:

En Estados Unidos se ha hallado que un 7,1% de los niños y un 13,4% de las niñas entre los 9 y 14 años de edad muestran algún tipo de trastorno en su comportamiento alimentario (Neumark-Sztainer y Hannan, 2000). Entre los países económicamente emergentes (China y Brasil) comienza a informarse de datos epidemiológicos similares al de países desarrollados (Chen y Jackson, 2008).  Los trastornos de la conducta alimentaria es una de las prioridades a tratar en la infancia y adolescencia según la OMS (WHO/OMS; World Health Organization, 2005). Familia en anorexia y bulimia

La anorexia tienes una alta tasa de mortalidad, la más alta del conjunto de trastornos mentales (Steinhausen, 2002). Anualmente 5,1 muertes por cada 1000 personas está asociado a la anorexia, 1,93 a la bulimia y 1,92 en Trastornos de la conducta alimentaria no especificado (Arcelus, Mitchell, Wales y Nielsen, 2011).

Los trastornos de conducta alimentaria (TCA; Anorexia Nerviosa, Bulimia Nerviosa y Trastorno por Atracón) aparecen entre los su 10 y los 24 años de edad (van Hoeken, Seidell y Hoek 2003). La Anorexia comienza entre los 14 y 18 años y la Bulimia entre la adolescencia y joven adultez. El 90-95%  de las personas afectadas son mujeres.

La prevalencia de la anorexia es de un 0,3-1%, 1-3% para la bulimia y el 1,6-3% para el Trastorno por Atracón (Hudson, Hiripi, Pope y Kessler, 2007; Swanson, Crow, Le Grange, Swendsen y Merikangas, 2011).

La anorexia muestra un curso prolongado. Esto es, las pacientes mantienen el diagnóstico durante un tiempo medio de 5 a 6 años. Un tercio de las pacientes se recupera totalmente, otro tercio muestra mejorías significativas y un tercio final no muestra recuperación tendiendo hacia la cronicidad. La recuperación muestra un continuo durante 10 años desde el diagnóstico y la recuperación disminuye a partir de entonces.

Al igual que la anorexia, la bulimia sigue un curso prolongado (5 – 6 años). Sin embargo, a diferencia de la anorexia, la bulimia presenta

una evolución más favorable. Tras 10 años de seguimiento tras la terapia psicológica el 80% muestra una recuperación completa (Quilla et al., 1999).

La familia de las pacientes también sufre como consecuencia de la gravedad de los trastornos, la juventud de las pacientes y su curso. La mayoría de los “cuidadores” principales son las madres. Las mayores preocupaciones de las familias son el curso “crónico” del trastorno de algunas pacientes, el futuro del hijo, hija o pareja afectada y las preocupaciones en torno a la necesidad de mayor apoyo y tratamiento de los pacientes. Los familiares de pacientes con anorexia muestran un mayor quemado y preocupación  que los familiares de pacientes afectadas de bulimia (Graap et al, 2008). Cuando una familia consulta para realizar una terapia familiar o terapia individual para una hija afectada en nuestra consulta en Bilbao uno de los primeros aspectos a evaluar es el grado de preocupación y estrés familiar. Cuando no es el primer tratatamiento que llevan a cabo o tras el alta hospitalaria es necesario saber quien es el cuidador principal, su grado de implicación y malestar. Tal y como comentaremos en sucesivos artículos, éstos son elementos relacionados con la recuperación de las pacientes.

Las madres de adolescentes y jóvenes adultos con anorexia invierten dos horas y media al día en el cuidado. Los padres invierten una hora al día. Además, los padres muestran significativamente menor angustia en comparación con

las madres. El tiempo invertido en el cuidado se centra principalmente en la supervisión de la alimentación y apoyo emocion

al (Rhind et al., 2016).  Se ha hallado una carga y quemado más alto entre los padres y madres de pacientes con trastorno de conducta alimentaria que en padres y madres de pacientes con depresión o esquizofrenia (Martín et el., 2015). Los padres y madres se olvidan de su propio autocuidado. Solo se cuidan a sí mismos cuando conectan su autocuidado con el beneficio para con sus hijos e hijas (Patel, Shafer, Brown, Bulik y Zucker, 2014). Las madres informan de una menor calidad de vida debido a mayor índice de depresión y ansiedad (Martín et al., 2013).  La presencia de autolesiones junto a atracones y vómitos o purgas en pacientes se asocia con las experiencias de cuidados más negativos tanto en padres como en madres (Depestele et al., 2015).

Por otro lado, las parejas de pacientes reciben menos apoyo en comparación con padres y madres. Además informan de mayores sentimientos de soledad y aislamiento (Raenker et al., 2013). Sin embargo, los que tratan de promover cambios en los comportamientos de las personas afectadas de anorexia informan de menor angustia y mayor comprensión  (Fischer, Baucom, Kirby y Bulik, 2015). Así, cuando la persona afectada tiene pareja, incluir a esta en el tratamiento o invitarles a llevar a cabo terapia de pareja junto a terapia individual es un recurso que promueve cambios a favor de la recuperación.

Los hermanos y hermanas de las personas afectadas pueden llegar a ser los grandes olvidados. Los hermanos y hermanas sufren por su hermano/hermana afectada, por la preocupación y estrés de sus padres y por no ser tomados en consideración al igual que el hermano/hermana afectado. Además, pueden sufrir en el sistema familiar por ser acusados de defender a los padres por la persona afectada o ser acusado de defender a su hermano/hermana afectada por parte de sus padres (Jungbauer, Heibach yUrban, 2015).

La familia de una persona afectada de bulimia y/o anorexia sufre de un alto alto estrés psicológico y quemado (burn out) (Zabala, Macdonald y Treasure, 2009). Cuando el estrés es desbordante es necesario atender a los padres y hermanos e invitarlos a realizar terapia familiar además de la terapia o el tratamiento psicológico individual para la persona con anorexia o bulimia. La terapia familiar para adolescentes afectados de anorexia y/o bulimia es el tratamiento más eficaz y efectivo con el que contamos los psicólogos para la recuperación (Wade, Byrne y Touyz, 2013).

Referencias

Arcelus, J., Mitchell, J. A., Wales, J. and Nielsen, S. (2011). Mortality rates in patients with anorexia nervosa and other eating disorders. A meta-analysis of 36 studies. Arch Gen Psychiatry.68, 724–731.

Chen, H. and Jackson, T. (2008). Prevalence and sociodemographic correlates of eating disorder endorsements among adolescents and young adults from China. Eur Eat Disord Rev, 16, 375–85.

Depestele, L., Lemmens, G., Dierckx, E., Baetens, I., Schoevaerts, K., & Claes, L. (2015). The Role of Non‐suicidal Self‐Injury and Binge‐Eating/Purging Behaviours in the Caregiving Experience Among Mothers and Fathers of Adolescents with Eating Disorders. European Eating Disorders Review.

Fischer, M. S., Baucom, D. H., Kirby, J. S., & Bulik, C. M. (2015). Partner distress in the context of adult anorexia nervosa: The role of patients’ perceived negative consequences of AN and partner behaviors. International Journal of Eating Disorders, 48(1), 67-71.

Graap, H., Bleich, S., Herbst, F., Trostmann, Y., Wancata, J., & de Zwaan, M. (2008). The needs of carers of patients with anorexia and bulimia nervosa. European Eating Disorders Review, 16(1), 21-29.

Hudson, J.I., Hiripi, E., Pope, H. G. Jr. and Kessler, R. C. (2007). The prevalence and correlates of eating disorders in the National Comorbidity Survey Replication, Biol Psychiatry 61, 348–358.

Jungbauer, J., Heibach, J., & Urban, K. (2015). Experiences, Burdens, and Support Needs in Siblings of Girls and Women with Anorexia Nervosa: Results from a Qualitative Interview Study. Clinical Social Work Journal, 1-9.

Martín, J., Padierna, A., Aguirre, U., González, N., Muñoz, P., & Quintana, J. M. (2013). Predictors of quality of life and caregiver burden among maternal and paternal caregivers of patients with eating disorders. Psychiatry research, 210(3), 1107-1115.

Martín, J., Padierna, A., van Wijngaarden, B., Aguirre, U., Anton, A., Muñoz, P., & Quintana, J. M. (2015). Caregivers consequences of care among patients with eating disorders, depression or schizophrenia. BMC psychiatry, 15(1), 1.

Neumark-Sztainer, D. and Hannan, P. J. (2000). Weight-related behaviors among adolescent girls and boys: results from a national survey. Arch Pediatr Adolesc Med, 154, 569–77.

Patel, S., Shafer, A., Brown, J., Bulik, C., & Zucker, N. (2014). Parents of Children With Eating Disorders: Developing Theory-Based Health Communication Messages to Promote Caregiver Well-Being. Journal of health communication, 19(5), 593-608.

Raenker, S., Hibbs, R., Goddard, E., Naumann, U., Arcelus, J., Ayton, A., … & Lazlo, B. (2013). Caregiving and coping in carers of people with anorexia nervosa admitted for intensive hospital care. International Journal of Eating Disorders, 46(4), 346-354.

Rhind, C., Salerno, L., Hibbs, R., Micali, N., Schmidt, U., Gowers, S., … & Lo Coco, G. (2016). The Objective and Subjective Caregiving Burden and Caregiving Behaviours of Parents of Adolescents with Anorexia Nervosa. European Eating Disorders Review.

Steinhausen, H.C. (2002). The outcome of anorexia nervosa in the 20th century. Am J Psychiatry 159, 1284–1293.

Swanson, S. A., Crow, S. J., Le Grange, D., Swendsen, J. and Merikangas, K. R. (2011). Prevalence and correlates of eating disorders in adolescents: results from the national comorbidity survey replication adolescent supplement. Arch Gen Psychiatry 68, 714–723.

van Hoeken, D., Seidell, J. & Hoek, H. (2003). Epidemiology. En J. Treasure, U. Schmidt & E. van Furth (Eds.), Handbook of eating disorders. (2da. Ed.) (pp. 11-34). West Sussex: Wiley & Sons.

Wade, Byrne and Touyz (2013). A clinician’s quick guide of evidence-based approaches Number 1: Eating disorders, Clinical Psychologist, 17, 31-32.

WHO (Europe). (2005). Mental health of children and adolescents. (Facing the challenges and fi nding solutions). Geneva: World Health Organization.

Zabala, M. J., Macdonald, P., & Treasure, J. (2009). Appraisal of caregiving burden, expressed emotion and psychological distress in families of people with eating disorders: A systematic review. European Eating Disorders Review, 17(5), 338-349.

0

Sobre el autor:

  Posts relacionados

You must be logged in to post a comment.